Malos hábitos alimenticios que hay que eliminar

Los malos hábitos alimenticios pueden ser dañinos para la salud, además de restar energía física y mental, afectando al desempeño de las actividades diarias. Acabar con un mal hábito, y en especial alimenticio, suele ser una tarea compleja para todos si no se cuenta con una estrategia correcta.

Romper con los malos hábitos que hemos desarrollado a lo largo del tiempo, conlleva beneficios que aumentarán nuestro bienestar casi de inmediato. De esta forma, podemos experimentar un aumento de energía, de bienestar y de buen humor.

Malos hábitos alimenticios

Con el estrés de las tareas diarias, cada vez son más las personas que han adquirido malos hábitos alimenticios, sin respetar los horarios de las comidas y comiendo cualquier cosa que sea rápida y les permita seguir con sus actividades.

Esta práctica se ha extendido y acarrea graves consecuencias para la salud a medio y largo plazo, que muchas personas están pasando por alto.

Consecuencias de los malos hábitos alimenticios

Debemos ser conscientes de que seguir una mala alimentación, puede afectar de forma negativa a nuestras tareas diarias, aunque no nos demos cuenta de que la disminución de nuestro rendimiento se deba a la alimentación.

En este sentido, conviene ser cada vez más cuidadosos con nuestra alimentación, y darle la importancia que se merece. Al igual que si no dormimos bien nos encontramos cansados o de mal humor, con la alimentación pasa lo mismo.

Estos son algunos de los trastornos que causan los  malos hábitos alimenticios.

  • Sobrepeso u obesidad
  • Estreñimiento
  • Mal humor y/o estrés
  • Pérdida de energía
  • Enfermedades en las vías respiratorias
  • Trastornos en el sistema digestivo
  • Falta de balance
  • Envejecimiento prematuro

Los 10 hábitos que debes eliminar de tu dieta diaria

  1. No beber suficiente agua. La mayoría de las personas han escuchado alguna vez que el cuerpo necesita al menos dos litros de agua al día para funcionar de forma correcta, pero la mayoría espera a tener sed, incumpliendo esta meta.
  2. No desayunar. Si bien el desayuno es la comida más importante del día, muchas personas dejan pasar varias horas hasta que toman algún alimento por la mañana. El desayuno supone la fuente principal de energía para afrontar el día.
  3. Tomar refrescos. Este tipo de bebidas son las que más azúcares contienen, por lo que no se recomienda su consumo (ni siquiera los refrescos light).
  4. Tomar bebidas alcohólicas. Contienen demasiados azúcares y calorías vacías, y perjudican a tu bienestar y al funcionamiento del organismo a medio y largo plazo.
  5. Picar entre horas. Ya sea por recomendaciones de una dieta o por capricho, hay personas que reducen las cantidades en las comidas del día para poder comer más veces. Al final, acaban consumiendo alimentos de mala calidad y más calorías vacías al día.
  6. No tener una dieta equilibrada. Nuestra alimentación diaria debe contener todos los nutrientes que nos aportan los diferentes alimentos. A diario tenemos que consumir frutas, verduras, cereales, lácteos y proteínas.
  7. Comidas rápidas en exceso. Muchos estudios han demostrado que este tipo de alimentos ultraprocesados no son buenos para la salud.
  8. Comer deprisa. La hora de comer debe ser tomada con seriedad. Hay que ingerir los alimentos despacio, masticando varias veces y garantizando así una buena digestión.
  9. Falsos mitos alimenticios. En ocasiones nos dejamos llevar por todo lo que escuchamos. Por ejemplo, que un alimento se anuncie como light no significa que sea bueno para la salud o que no engorde o que no sea perjudicial para la salud.
  10. El desconocimiento sobre algunos alimentos. En ocasiones reducimos la ingesta de determinados tipos de alimentos por pensar que son dañinos para nuestra salud o que engordan, cuando la realidad es que necesitamos todos los nutrientes, unos en mayor cantidad y otros en menos.
Beber agua mejora tus hábitos alimenticios.

¿Se pueden cambiar los malos hábitos?

Los hábitos, ya sean positivos o negativos, son aquellas prácticas que se van volviendo cotidianas con el paso del tiempo. Ambas funcionan a nivel neuronal de la misma manera, por lo que sí, se puede cambiar un patrón negativo por uno positivo, solo hace falta un poco de paciencia y constancia.

Lo primero que se debe hacer para eliminar un mal hábito, es identificarlo. Hay que ser consciente de que lo tienes, para luego emplear una estrategia adecuada que permita erradicarlos o simplemente sustituirlo por un hábito positivo para tu salud.

¿Cómo eliminar los malos hábitos alimenticios?

Lo primero que se debe hacer para reducir los malos hábitos durante la alimentación diaria es evaluar la cantidad y calidad de los alimentos que se consumen, para posteriormente, evaluar cómo comemos.

También debes hacerte consciente de lo que haces, los hábitos suelen hacerse de manera inconsciente. Empieza a fijarte en la cantidad y variedad de alimentos que consumes y, si lo consideras necesario, escríbelo en un papel para poder mirarlo con el paso del tiempo. Esto te ayudará a darte cuenta de cómo y qué comes.

La idea es irte haciendo consciente de tus actos y poner en práctica pequeñas técnicas que te permitan romper con patrones negativos.

Consejos para evitar los malos hábitos alimenticios

  1. Realizar cinco comidas al día. Para cada una de ellas debe establecerse un horario fijo, que debe cumplirse a diario. Aquí se recomienda tener en cuenta el dicho popular que dice, “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”. Por lo que el desayuno y el almuerzo deben ser las comidas más sustanciosas y en la tarde, noche, bajar la dosis.
  2. Establecer un menú para el almuerzo y la cena. De esta forma te organizarás mejor para incluir todos los alimentos y nutrientes necesarios para mantener una alimentación equilibrada y mejorar así los hábitos alimenticios.
  3. Evita realizar actividades mientras estás comiendo. Comer mientras trabajas, caminas o realizas algún tipo de actividad que requiera de tu concentración, estará perjudicando tanto a tu digestión como a  tu rendimiento en esa actividad.
  4. No realizar la ingesta de comidas de pie.
  5. Disfrutar de la comida y alimentarse despacio.


Knoweats te lo pone fácil

Si hay algo que desde Knoweats cuidamos es la calidad de nuestra comida, ya que está cocinada con productos de primera calidad y de cercanía. Planificar tus comidas semanalmente que comas de manera más saludable y ahorrarás mucho tiempo y dinero además, así que si quieres comer sano y eliminar malos hábitos alimenticios entra en nuestra en Knoweats y haz tu pedido.

Deja un comentario